Serge Lutens

Serge Lutens es un creador de belleza. Un renacentista que ha triunfado en muchas artes. Su imagen de inaccesibilidad y misterio, al igual que sus productos, no son leyendas urbanas. Sus creaciones son un lujo, objetos de culto muy deseados.

Serge Lutens comenzó inventando cortes de pelo, después maquillajes, ha hecho fotografías a sus modelos que han sido expuestas en los mejores museos del mundo, ha realizado cortometrajes de cine, campañas publicitarias, con él se inventó la profesión del ‘creador de maquillaje’, ha lanzado fragancias muy puras, tiene su propia meca del lujo en París… y todo lo que hace, lo hace con una sensibilidad muy especial.

La novedad en este mes de marzo, que ha salido a la venta esta semana, es su ‘anti-perfume’: L’Eau Serge Lutens. El olor de esta agua de colonia tan particular es expansivo, puro y radiante. Es como un soplo de aire limpio y fresco. Realmente es una ruptura con el sistema actual de perfumarnos y con todos sus perfumes anteriores. Las notas e impresiones pretenden crear la sensación duradera de llevar una esencia limpia y no un perfume. La intención no es suplantar un perfume sino contribuir a recuperar el placer original de llevar una fragancia.

Este L’Eau es la respuesta de Serge Lutens a un mundo sobrecargado de fragancias. Los ingredientes son un secreto pero sí que se aprecian algunas notas cítricas que crean la ilusión de frescura durante muchas horas. Es una sensación similar a vestir una camisa blanca recién lavada. Lutens afirma que la limpieza es el punto de partida del lujo y define esta fragancia como el “jabón más caro del mundo”. Obviamente no sustituye a una buena ducha, pero si ayuda a prolongar la impresión de frescura.

Una vida llena de éxitos

Es interesante conocer algo más la vida de este gran creador pero muy difícil resumir todos sus logros. En 1942 nacía en Lile, al sur de Francia, Serge Lutens, aunque él afirma que pasó su infancia en otro planeta. Con 14 años comenzó como aprendiz de peluquero. Su savoir-faire le hace destacar especialmente con un corte de nuca despejada y pelo “tazón”. Maquilla y peina a sus amigas y clientas a las que retrata con una Kodak instantánea.

Con 21 años, en 1963, se marcha a París sin apenas dinero y logra que le reciba la directora de Vogue Francia a la que le entusiasmaron las fotografías de sus amigas y clientas. Tres días más tarde le hacen responsable del maquillaje, peinados y accesorios del especial de Navidad.

Durante cinco años trabajó para las revistas más importantes. En 1968, Christian Dior le contrata para crear una línea de maquillaje convirtiéndose de este modo en el primer Director de Colorido, profesión hasta ahora inexistente y que equivale a los actuales Directores de Creación de Maquillaje.

En 1972, sus fotografías Make Up Art se exponen en el Guggenheim de Nueva York, en el Van Gogh de Ámsterdam, en el Bellas Artes de Caracas… Años más tarde realizó dos cortos cinematográficos que se presentaron en los Festivales de cine de Cannes, Berlín y Venecia.

Para vender Feminité du Bois, Serge Lutens pide a Shiseidocrear, bajo los soportales del Palacio Real, un lugar único: Les Salon du Palais Royal en París. Este lugar fue creado para ser una tienda en la que sólo se vendería este perfume. Un espacio precioso pero atípico, en el que los productos no se exponen.

Entre 1992 y 1997 empieza a componer su perfumería de autor. Nacen seis aguas amaderadas y después una sucesión de perfumes con nombres evocadores: Ambre Sultan, Rose de Nuit, Iris Silver Mist….Todas sus creaciones llevan un sobrenombre y una explicación. Son fragancias muy puras con tan sólo unas 20 notas y que se vendían exclusivamente en su salón de Paris. Aromas tanto para hombre como para mujer. Pero no unisex.

Dado el éxito de sus perfumes, en el año 2000 se crea la firma Serge Lutens para así distribuir sus productos más allá de los Salones del Palacio Real. Aunque su distribución pasa a un nivel internacional, continúa siendo muy selectiva. Un año mas tarde de la creación de su propia marca recibe su primer premio Fifi (los Oscar de la perfumería), galardón que vuelve a obtener en las tres ediciones posteriores.

En el 2005, sus fragancias llegan a España y se comercializan en muy selectos puntos de venta.

“Un universo de fragancias exclusivas donde encontrarse a sí mismo”. Actualmente, Les Salon du Palais Royal en París, que en principio fue una locura impensable, es un lugar de peregrinaje para los fieles de Serge Lutens. Tanto los perfumes como su propia línea de maquillaje (compuesta tan sólo de los básicos que una mujer debería tener) son mostrados en su tienda con guantes negros, como una joyería exhibiría sus piezas más valiosas. Serge Lutens es lujo porque, como diría él: “Tratarse a uno mismo con artículos de lujo es un placer sumamente personal”. Tan personal como sus perfumes.

*Articulo extraído de la revista Vanitatis

perfumesergelutens



Deja un comentario